jueves, 20 de febrero de 2014

CYNTHIA CARDUI: EXPLORANDO SU MORFOLOGÍA

Especie cosmopolita donde las haya, la mariposa ninfálida Cynthia cardui puede vérsela volar por doquier desde primavera hasta bien entrado el otoño. Sus increíbles dotes migratorias, que le permiten desplazarse cientos o miles de kilometros y atravesar continentes, obedece, principalmente, a la ausencia de diapausa o letargo, ya sea en sus estadios inmaduros, huevo, larva o pupa, como en insecto adulto. Lo cual quiere decir que tiene generaciones ininterrumpidas. Durante el invierno, en la Península Ibérica,  a la Cynthia cardui la encontramos mayormente como oruga. Durante muchos años he colectado orugas en abundancia  sobre hojas de Malva sp en la costa gaditana y granadina.
No es una mariposa nada fácil de fotografiar por su comportamiento esquivo y nervioso. Con las últimas fotografías que he tomado, con aumentos superiores a 1:1, he descubriendo facetas de la morfología esta mariposa que desconocía por completo, ¡un mundo completamente nuevo por descubrir! y a falta del microscopio electrónico de barrido. Os pongo algunas de ellas a continuación.

Escamas del reverso del ala posterior de C. cardui a 20 x. Foto realizada con objetivo Mitutoyo y cámara nikon d800

Fémur y tibia de una pata de C. cardui, observándose su delicada escamación y espinas.

Ejemplar de C. cardui fotografiado ex-larva. La baja temperatura me ha permitido realizar la fotografia "en vivo" de esta mariposa.


Otra foto de la pata de Cynthia cardui. En este caso se ve con más detalle las espinas de la tibia y parte del tarso.

Detalla de la maza de la antena de Cynthia cardui. Fotografía realizada a 10 x con objetivo Mitutoyo.
Estos detalles morfológicos de las antenas van a constituir un sólido argumento para la cita, en breve, de una nueva especie de lepidóptero para la Península Ibérica.